//
SOSTENIBILIDAD Y MODA

Como ha pasado en muchísimos otros campos la idea de sostenibilidad ha llegado también a la moda. De hecho, podemos decir que se ha convertido en toda una moda, una tendencia, un trend dentro del mundo de la moda.

La moda sostenible se engloba en un marco más amplio, el del diseño sostenible, donde se pretenden crear y diseñas poductos teniendo en cuenta su impacto social y ambiental a lo largo de todo su ciclo de vida.

Christian Maats

Christian Maats en la Ámsterdam Fashion Week 2011

Todo esto se está traduciendo en una cada vez más creciente corriente de concienciación ambiental, lo que en inglés se ha viene llamando eco-conscious, en la que se le da importancia la uso de materiales respetuosos con el medio ambiente y con métodos de producción responsables.

Según la ONG Earth Pledge, organización dedicada a la promoción y apoyo al desarrollo sostenible  “al menos 8,000 substancias químicas se usan para transformar la materias primas en textil, y el 25% de los pesticidas mundiales son usados en el cultivo de algodón no orgánico. Esto causa daños irreversibles en el medio ambiente, y aún así dos tercios de la huella de carbono del producto ocurre una vez ha sido comprado”.

El cultivo de algodón ocupa el 2,5€ de las tierras agrícolas y el 10% de los pesticidas usados en todo el mundo. En muchos casos, pesticidas que en países desarrollados han sido prohibidos, como los Chlorpyrifos, usados en los campos de algodón africanos, substancia conocida por causar daños en nonatos y esterilidad (Pesticide Action Network – UK)

 Durante el proceso de tieñido una camiseta corriente usa de unos de 16 a 20 litros de agua. El 80% del tinte es retenido en la fábrica y el resto es eliminado… La industria textil global elimina entre 40,000 y 50,000 toneladas de tinte a las aguas del sistema hídrico, y Europa elimina como residuo unas 200,000 toneladas de sal”, cita el informe Well Dressed de la Universidad de Cambridge.

 En el proceso de manufacturación se usan gran cantidad de productos químicos para blanquear y teñir, y posteriormente para dar el toque de efecto acabado. Todas estas substancias químicas tienen efectos en los ecosistemas cercanos, filtrándose en el suelo y en las corrientes de agua, así como afectando a la salud y seguridad de trabajadores.

Pero ya no es solo el impacto ambiental de la producción textil, si nos fijamos en criterios de sociales y de igualdad, la vida de muchos de los trabajadores en fábricas textiles de todo el mundo está sometidos a un régimen de precariedad y explotación laboral.

 Al menos tres cuartas partes de la producción mundial de ropa es producida en países en desarrollo. Con tantas fábricas en países subdesarrollados compitiendo por conseguir contratos con las empresas textiles, los precios y tiempos de producción cada vez se bajan más.

Fabrica textile en Camboya

 En una investigación realizada por SETEM en su campaña Ropa Limpia, se pone de relieve como los empleados de muchas de las grandes empresas de moda establecidas en países como Marruecos cumplen jornadas de hasta 14 horas diarias con salarios inferiores a 200€ mensuales. Si se miran las fábricas establecidas en el sudeste asiático, en países como Bangladesh donde el 80% de la economía depende de la industria de la moda, la situación es mucho peor. Los sueldos se sitúan entre 20 y 35 € mensuales y unas condiciones laborales extremadamente precarias, que en ocasiones puede incluso llegar a poner en riesgo la vida los trabajadores.

Ante esta situación, en un momento en el que cada vez más la población empieza a ser consciente del mundo que nos rodeo y del efecto que podemos tener sobre él con nuestras acciones, cada vez más son las voces que se alzan en contra del actual sistema de producción textil.

Producción rápida y a bajo coste para un uso rápido y de corta duración, es el sistema en el que hemos estado viviendo en la última década. El concepto de fast fashion no fue inventado por nada.

Moda de bajo coste, y baja calidad, de usar y prácticamente tirar.

 La cultura del fast fashion anima a los consumidores a deshacerse de su ropa una vez ha sido usada unas pocas veces en favor de nuevas y baratas prendas que a su vez pasarán de moda y serán descartadas en unos pocos meses” fue una de las conclusiones del informe sobre la reducción de residuos del Comité de Tecnología y Ciencias del parlamento inglés.

 La idea de una moda sostenible, respetuosa con el medio ambiente no puede ser separada de unos hábitos de consumo más responsables. No cuando cada vez más nos enfrentemos a un tiempo futuro en el que los recursos en la producción textil van a ser cada vez más escasos: desde el petroleo para la manufacturación de fibra sintética, hasta el mismo agua.

Hoy por hoy es una opción personal, una política de empresa, una decisión de concienciación ambiental, pero puede que llegue el día – un día cada vez menos lejano – donde sea una necesidad.

Adaptarse y preparase a nuevas formas de consumir, a nuevas maneras de comprender la moda, pueden ser la mejor manera de afrontar un futuro cada vez más incierto.

Sustainable Fashion from Saurabh Sethi : “This is a motion graphic sequence i designed for my collage project. The topic chosen is sustainable fashion; i tried to communicate about eco-friendly clothing and why it should be encouraged. I am a graphic design student and this is my first attempt in motion graphics.” on Vimeo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: